Otros sectores

Nuestra posición fuerte dentro de los sectores sanitarios y farmacéutico no ha impedido que Umbra Abogados haya ampliado progresivamente su cartera de servicios para ofrecer nuestra práctica jurídica en otros campos igual de estimulantes para nuestros abogados.

Desde la ambición por crecer como firma, hemos conseguido consolidarnos en otros sectores, con diferencias notables respecto a los de sanidad y pharma, pero igual o más complejos que estos.

Gracias a las ganas de nuestros profesionales por aumentar su campo de conocimientos jurídicos y de ir siempre un paso más allá en nuestros servicios al cliente, en Umbra Abogados también nos hemos posicionado en el asesoramiento a empresas en los ámbitos de mensajería, energía, capital riesgo, comercio, industria, inmobiliaria y construcción, educación, tecnología, gestorías y despachos, hostelería, administración pública, seguros, entretenimiento, seguridad o marketing y publicidad.

Mensajería

Las empresas de mensajería tienen la obligación legal de proteger de los datos personales que gestionan, en especial aquellos datos de sus clientes y destinatarios de envíos. Es un sector que entraña un alto riesgo por el volumen de datos tratados, y donde la principal amenaza resulta ser interna, ya que en su mayoría las infracciones se producen por la escasa formación del personal laboral (mensajeros y repartidores). Muchas de las empresas de este sector tienen la obligación de nombrar a un Delegado de Protección de Datos y realizar evaluaciones de impacto. Requieren, por tanto, una asesoría especializada orientada fundamentalmente a la formación y desarrollo de cultura de cumplimiento interna.

Comercio

El sector del comercio, que a menudo desarrolla su actividad entre fronteras de diversos países o incluso continentes, tiene una exposición elevada a los riesgos de trabajar en distintas jurisdicciones y con distintas normas. Esta circunstancia hace que la transformación cultural de las empresas del sector, con planes de cumplimiento que aborden estas particularidades y un asesoramiento especializado, se configure como elemento esencial. Las empresas que realizan comercio electrónico exigen una rigurosa auditoría en lo que respecta al tratamiento de datos personales, de acuerdo con las normas nacionales, europeas, y aquellas que puedan aplicar fuera del espacio económico europeo.

Educación

Los centros educativos, cuya actividad social requiere de un estricto cumplimiento de las normas y de los códigos de conducta, deben reforzar sus sistemas de vigilancia y control en materia de protección de datos. Los centros docentes que ofrezcan enseñanzas en cualquiera de los niveles establecidos en la legislación reguladora del derecho a la educación, así́ como las Universidades públicas y privadas tienen la obligación de nombrar a un Delegado de Protección de Datos y realizar evaluaciones de impacto. El tratamiento de datos de menores, y la importancia de los comportamientos éticos internos, le sitúa en los sectores de mayor riesgo asociado a protección de datos y al cumplimiento normativo.

Hostelería

La actividad hotelera se caracteriza por el abundante tratamiento de datos de clientes, proveedores y terceros que participan en una actividad no exenta de altos riesgos. Esta vulnerabilidad aconseja un asesoramiento integral con expertos que implanten una cultura de cumplimiento y que conozcan el flujo de datos que habitualmente se produce en el sector. Sus riesgos están relacionados fundamentalmente con las múltiples cesiones de datos que tienen lugar entre los diferentes intervinientes, así como con las transferencias internacionales de datos. Es un sector que debe cumplir las normas de protección de datos, no solo para evitar las elevadas sanciones, sino también porque la privacidad y la ética es una herramienta clave para generar confianza en sus clientes.

Entretenimiento

El sector del entretenimiento está experimentando un auge en los últimos tiempos, sobre todo por el ámbito de los videojuegos y los esports, lo que hace necesario conocer las leyes aplicables, que en muchos casos son de reciente creación. Un asesoramiento experto en cumplimiento normativo, en crear culturas de respeto por las normas, puede ser un aliado fundamental para estas empresas.

Energía

Las compañías energéticas operan en un sector de alta competencia, con fuertes normas de control, vigilancia continua por los entes reguladores y, además, manejan datos de carácter personal de sus clientes finales. Los distribuidores y comercializadores de energía eléctrica y los distribuidores y comercializadores de gas natural están obligados a designar Delegados de Protección de Datos y realizar evaluaciones de impacto. El gran volumen de datos tratados, les puede hacer vulnerables a posibles incumplimientos de diversa índole que con una asesoría jurídica de calidad pueden mitigarse.

Industria

Crear una cultura de cumplimiento normativo es fundamental en sectores como el industrial que, pese a la pluralidad de empresas y subsectores que lo componen, es un ámbito en el que cumplir con ley, fundamental las normas de protección de datos personales, y de prevención de riesgos laborales, es una necesidad común.

Tecnología

El sector tecnológico está expuesto a riesgos derivados de la propia tecnología. En la actualidad la información se ha convertido en uno de los activos más importantes para las empresas que basan su actividad en sistemas de información con soporte tecnológico, y para aquellas que ofrecen ese soporte tecnológico a sus clientes. Las empresas de este sector gestionan generalmente un gran volumen de información que requiere de normas organizativas y técnicas para garantizar la confidencialidad, integridad, disponibilidad y resiliencia de la información; así como para prevenir mediante formación y concienciación los ataques externos a los que se exponen. Además de las normas de protección de datos, otras normas como las relativas a propiedad intelectual e industrial, comercio electrónico, juegan un importante rol en la protección legal de estas empresas. En este sector, el cumplimiento normativo especialmente en materia de protección de datos, puede ser usado como herramienta para generar confianza en sus clientes.

Administración pública

La gestión pública debe proporcionar un refuerzo en su integridad institucional, garantizar que se cumplen los derechos de los ciudadanos, que sus datos están preservados y que no se cometen delitos. La tipología particular de este sector, de vital importancia para la sociedad, obliga a crear una cultura global, interna y externa, para evitar irregularidades. Las empresas publicas tienen que cumplir estrictas obligaciones en materia de privacidad, y están en el punto de mira de la Agencia Española de Protección de Datos. Los riesgos de este sector están dados por el gran volumen de datos tratados, siendo a menudo el blanco de delitos informáticos relacionados con robo de información, así como por la falta de concienciación de su personal respecto a la privacidad.

Seguridad

El modelo de negocio de las empresas de seguridad privada está ligado al cumplimiento de ciertas normas específicas de su actividad. Las situaciones a las que se deben enfrentar los profesionales que trabajan en el sector obligan a implementar un sistema de cumplimiento normativo férreo, claro y conocido por todos los implicados, con el fin de evitar escenarios en los que se puedan infringir normas o cometer delitos. Estas empresas gestionan gran volumen de datos confidenciales que deben ser protegidos con normas estrictas de carácter organizativo y tecnológico, y se requiere conocimiento especifico de las normas que regulan el sector para realizar un asesoramiento efectivo. Sus principales riesgos están dados por la vulneración del principio de proporcionalidad y la veneración del derecho fundamental a la intimidad. Un correcto asesoramiento debe venir marcado no solo por las normas aplicables, sino también por las tendencias jurisprudenciales que marcan las líneas a seguir por las empresas de seguridad.

Capital Riesgo

Las entidades de inversión están sujetas a procedimientos y normas de control estrictos. Su volumen de negocio y los riesgos que implica su actividad requieren de un asesoramiento eficaz en cumplimiento normativo y protección de datos, para proteger los datos que manejan y prevenir el blanqueo de capitales. Las empresas de este sector, en especial las empresas de servicios de inversión, reguladas por la legislación del Mercado de Valores y las entidades financieras y de crédito tienen la obligación de nombrar a un Delegado de Protección de Datos y realizar evaluaciones de impacto. Los riesgos asociados a protección de datos, además de suponer sanciones de elevadas cuantías, pueden tener un impacto reputacional irreversible, por tratarse de un sector donde resulta clave la confianza de sus clientes. De igual forma son empresas consideradas sujetos obligados por las normas de prevención del blanqueo de capitales. La extensa regulación específica requiere necesariamente una asesoría especializada.

Inmobiliario y construcción

El sector de la construcción y de la promoción inmobiliaria convive desde siempre con los riesgos de su propia actividad. La comisión de delitos por fraude en la construcción o la responsabilidad ante las irregularidades de los implicados en una obra, ya sean personas físicas o jurídicas, son situaciones de riesgo constantes para estas empresas. El sector inmobiliario gestiona un gran volumen de datos para desarrollar su actividad, y sus conflictos a menudo se presentan por realizar tratamientos, cesiones y acciones de marketing y publicidad no legitimadas de acuerdo con la normativa de protección de datos.

Gestorías y despachos

Llevar asuntos de relevancia económica o jurídica para los clientes, así como obtener datos privados o confidenciales de estos, obliga al cumplimiento de las normas de protección de datos, y al desarrollo de planes para mitigar riesgos asociados a estas actividades. Una mala gestión puede traer graves consecuencias para la seguridad y privacidad de los clientes y para la propia gestoría o despacho. La información tratada en estas empresas a incluye categorías especiales de datos, por lo que se deberán realizar evaluaciones de impacto y cuando proceda, designar Delegados de Protección de Datos de acuerdo a los criterios de Comité Europeo de Protección de Datos. De igual forma estas empresas son sujetos obligados por las normas de Prevención del Blanqueo de Capitales.

Seguros

En los últimos años, la normativa ha intensificado las exigencias de transparencia, de gestión eficaz y de garantía de cumplimiento normativa para el sector asegurador. Estas imposiciones requieren de una visión global del sector, de un sistema seguro de compliance que prevenga de la comisión de delitos y de una cultura de transparencia, buen gobierno y organización apropiada dentro de estas empresas. Las entidades aseguradoras y reaseguradoras, y en ocasiones también los corredores de seguros, tienen la obligación de nombrar a un Delegado de Protección de Datos y realizar evaluaciones de impacto. Los planes de implantación en este sector son especialmente complejos, no solo por el gran volumen de datos tratados que debe reflejarse en su registro de actividades, sino también por la necesaria identificación de todos los sujetos intervinientes y la extensa regulación normativa que debe tenerse en cuenta para casos de legitimación de tratamientos y cesiones. Se requiere conocimiento y experiencia en el sector para un asesoramiento efectivo capaz de prevenir, detectar y mitigar sus riesgos.

Marketing y publicidad

El uso de los datos personales de los clientes, el destino comercial de los mismos o el cumplimiento de las normas específicas y de sus canales de difusión son una constante en la actividad publicitaria. Las entidades que desarrollen actividades de publicidad y prospección comercial, incluyendo las de investigación comercial y de mercados, cuando lleven a cabo tratamientos basados en las preferencias de los afectados o realicen actividades que impliquen la elaboración de perfiles de los mismos, están obligadas a designar Delegados de protección de Datos y realizar evaluaciones impacto. Los riesgos principales están dados por el alto nivel de conflictividad que generan actualmente las acciones de publicidad, el gran numero de denuncias que se interponen a diario, y la necesidad de consentimiento explicito que generalmente se requiere, así como por la sensibilidad que entraña la actividad de segmentación. No obstante, las normas de protección de datos no pueden suponer el fin del marketing, por lo que se requiere experiencia y conocimiento para lograr que la actividad siga adelante con una adecuada aplicabilidad de las normas. Un correcto asesoramiento no pretende poner obstáculos, sino buscar las soluciones más adecuadas para que la empresa continúe desarrollando su actividad con seguridad jurídica.

Información relacionada

Copyright © 2019· UMBRA CONSULTING S.L.

Despacho especializado en protección de datos y cumplimiento normativo.

Aviso Legal ·  Política de Privacidad ·  Política de cookies

Madrid · Calle Santa Engracia 31, PL 3º, 28010 · Ver en mapa

Alicante · Calle Álvarez Sereix 1, 1B, 03001 · Ver en mapa

Las Palmas · Calle Rafael Cabrera 9, Oficina 6, 35002 · Ver en mapa

Pin It on Pinterest